“Es una historia de amor de nuestro tiempo. Hace veinte años se podría haber considerado ciencia ficción y la trama podría haberse considerado onírica. Pero no en la actualidad. Todo es completamente realista. Se trata del amor, que puede superar cualquier obstáculo, así como de la fuerza de un sentimiento tan misterioso”, asegura el director, Giuseppe Tornatore.

Amy (Olga Kurylenko) es una estudiante de astrofísica y Ed (Jeremy Irons) su profesor. Están locamente enamorados y mantienen una relación a distancia comunicándose mediante correspondencia. Un día Ed desaparece misteriosamente, pero sus mensajes de amor siguen llegando. Amy emprenderá entonces un viaje en busca de la verdad, donde se reconciliará con su pasado y su presente.

“La relación entre ambos personajes destaca por su extrañeza. En la película, exceptuando unas pocas escenas, él está presente en su vida a través de mensajes, cartas, vídeomensajes y e-mails. El personaje de Ed existió con anterioridad. Esas escenas se rodaron y montaron antes de grabar el resto del filme. Por tanto, cada vez que Olga interactuaba con Jeremy Irons, en realidad estaba interactuando con un personaje de escenas que ya se habían montado. Olga no interactuaba con un actor, sino con un personaje. Desde el principio tuve la impresión de que podrían aparecer todo tipo de sorpresas posibles e imprevistas, que normalmente decidía no ensayar, ya que quería capturar su reacción real y espontánea”, subraya Tornatore.

El realizador de “Cinema Paradiso” renueva su alianza en este film con el mítico compositor de bandas sonoras, Ennio Morricone: “Le conocí en enero de 1988. Desde entonces hemos trabajado juntos. Ennio nunca ha considerado nuestra estrecha amistad como una especie de atajo profesional. Este es el gran error que cometen los socios de larga duración. Acaban –a veces de forma inconsciente– confundiendo el afecto mutuo con una especie de puerta privilegiada a la tolerancia, y como resultado, se empobrecen los productos de su amistad profesional. Somos muy buenos amigos. Si le pido una tontería, Ennio dirá que es una tontería. No suele suavizar las palabras para evitar herirme. Y si él me sugiere algo incorrecto, ni el cariño que le tengo ni la diferencia de edad me impedirán decirle que se equivoca. Somos muy honestos y directos el uno con el otro, lo cual hace que nuestra relación sea sólida y estable”, concluye.

VN:F [1.9.13_1145]
Votación: 0.0/10 (0 votos)
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...