Peldaño a peldaño este realizador chileno ha encontrado un hueco en el competitivo mundo del cine de autor reciente. Allá por 2005 dirigió su primer largometraje, “Fuga”. Después dirige “Tony Manero”, película estrenada en la Quincena de Realizadores del Festival de Cannes de 2008. “Post Mortem” es su tercer largometraje. Fue estrenado en la Competencia Oficial del Festival Internacional de Venecia, en septiembre de 2010.

Ese mismo año HBO le ficha para dirigir “Prófugos”, aunque cuando obtuvo una mayor repercusión fue con”NO”, estrenada en la Quincena de Realizadores del Festival de Cannes del 2012 y nominada al Oscar por Mejor Película Extranjera. “El Club” acabó por situarle definitivamente en el mapa, para empezar obtuvo el Premio Especial del Jurado en la Berlinale, se estrenó en múltiples países y fue nominada a los Globos de Oro por Mejor Película Extranjera.

Neruda es su sexta película tras haber dirigido su primer largometraje de habla inglesa, “Jackie”, protagonizado por Natalie Portman.

P: ¿Por qué Neruda?¿Por qué un biopic?

R: Vemos y sentimos a Pablo Neruda como un creador tan complejo, extenso y prácticamente infinito, que es imposible meterlo dentro de una caja, dentro de una sola película que pretenda configurar o definir su personalidad y su obra de manera acabada y definitiva.

Por eso elegimos la fuga, el policial y la leyenda literaria. Para nosotros “Neruda” es un biopic falso. Un biopic que no es un biopic porque no nos tomamos tan en serio la idea de retratar al poeta, sencillamente porque no es posible.

Por eso decidimos elaborar una película desde la invención y el juego. Para que la audiencia pueda volar con sus poemas, su memoria y su ideología comunista de guerra fría.

P: ¿Cómo absorbe Neruda en su vida artística los hechos que ocurren en el Chile de los 40s, y cómo te acercaste a esa noción?

R: Durante este escape, Neruda escribió buena parte del “Canto General”, quizás su libro más macizo, complejo y arriesgado, pues se sintió inspirado por todo lo que vio y vivió mientras escapaba. Sus textos están llenos de furia y delirio, llenos de sueños terribles, y llenos de una descripción cósmica de una Latinoamérica en crisis, rabiosa y desesperada.

Neruda construyó un testamento político, de guerra, de ira y de poesía mientras escapaba, lo que nos abrió las puertas a imaginar un delirio policial, ya que al igual que el poeta y su obra, la película construye un cruce entre el arte y la política desde un punto de vista cinéfilo y literario.

P: ¿Por qué elegiste el escape de Neruda?

R: Neruda amaba las novelas policiales, por eso la película se plantea como un road movie con tintes policiales; géneros que implican un cambio y evolución en los personajes, y en nuestro caso, a partir de la voluntad del absurdo y la farsa. Pensamos en el paisaje y el deambular, como un dispositivo transformador e iluminador. Nadie termina igual que como empieza, ni el cazador ni la presa.

Nosotros nos inventamos un mundo como Neruda se inventó el suyo. Hicimos una película “nerudiana”, más que una película sobre Neruda, o quizás ambas cosas.

Hicimos una novela, que nos habría gustado que Neruda leyera.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...