Presidente de Perú derrocado por Congreso en crisis política

LIMA, Perú (AP) — El presidente de Perú fue destituido por el Congreso y arrestado por cargos de rebelión el miércoles después de desencadenar una gran crisis constitucional, disolver la legislatura e intentar tomar el control unilateral del gobierno.

La vicepresidenta Tina Pollarde reemplazó a Pedro Castillo y se convirtió en la primera mujer presidenta en la historia de la república, luego de horas de disputas entre la legislatura y el presidente saliente, quien intentó bloquear una votación para destituirla.

Bolwart, de 60 años, pidió un alto el fuego político y el establecimiento de un gobierno de unidad nacional.

“Lo único que pido es un lugar, un tiempo para redimir al país”, dijo.

Los legisladores votaron 101-6 para destituir a Castillo de su cargo por «incapacidad moral permanente».

Salió del Palacio Presidencial en un automóvil por la histórica ciudad de Lima. Entró en una estación de policía y horas después, los fiscales federales anunciaron el arresto de Castillo por cargos de sedición, una supuesta violación de la constitución. Los testigos presenciaron un enfrentamiento a pequeña escala entre algunos manifestantes y la policía que se había reunido cerca de la estación.

“Condenamos esta violación del mandato constitucional”, dijeron los fiscales federales en un comunicado. “La constitución política del Perú incluye la separación de poderes y establece que el Perú es una república democrática y soberana… ninguna autoridad puede proyectarse por encima de la constitución y debe cumplir con los mandatos constitucionales”.

Bolvard, que habla español y quechua con fluidez, fue elegido vicepresidente el 28 de julio de 2021, en la boleta presidencial que llevó al poder al presidente de centroizquierda Castillo. Durante la breve administración de Castillo, Bolvarte fue Ministro de Desarrollo e Inclusión Social.

READ  Los campistas fueron testigos de las consecuencias del apuñalamiento de Apple River

Poco antes de la votación de juicio político, Castillo anunció que establecería un nuevo gobierno de emergencia y gobernaría por decreto. Se impuso un toque de queda de toda la noche a partir del miércoles por la noche. El jefe de las fuerzas armadas de Perú luego renunció junto con cuatro ministros, incluido el de Relaciones Exteriores y el de Economía.

La Defensoría del Pueblo, una agencia del gobierno autónomo, dijo antes de la votación del Congreso que Castillo debería entregarse a las autoridades judiciales.

Después de años de democracia, Perú se encuentra en medio de un colapso constitucional «que no puede llamarse un golpe de Estado», dice el informe.

La reacción internacional a veces superó los acontecimientos.

Amplificador de Estados Unidos. Lisa Kenna pidió a Castillo a través de Twitter que revocara su orden de disolver el Congreso, diciendo que el gobierno de Estados Unidos rechazó cualquier acción «extraconstitucional» del presidente para interferir con el Congreso.

El Congreso votó para destituir a Castillo poco tiempo después.

El canciller mexicano, Marcelo Ebrard, anunció en Twitter que México ha decidido posponer la cumbre de la Alianza del Pacífico prevista para el 14 de diciembre en Lima a la luz de los recientes acontecimientos en Perú. Dijo que lamentaba los acontecimientos recientes y exigía respeto por la democracia y los derechos humanos.

La administración del presidente chileno Gabriel Boric lamentó la situación política en Perú y deseó que la crisis se resuelva por la vía democrática. El gobierno de España condenó enérgicamente la ruptura del orden constitucional y se felicitó por su autocorrección democrática.

«Nunca empañaré el buen nombre de mis padres honestos y ejemplares que son amados por millones de peruanos», dijo Castillo en un inusual discurso de medianoche en la televisión estatal antes de la votación.

READ  El Dow Jones se revierte cuando el mercado de valores alcanza un nivel de soporte clave

El agricultor convertido en presidente dijo que pagaría por los errores cometidos debido a la inexperiencia. Pero, dijo, cierta sección del Congreso «tiene como única agenda destituirme de mi cargo porque nunca han aceptado los resultados de una elección que se decidió por sus votos».

Castillo ha negado los cargos de corrupción en su contra, diciendo que estaban «basados ​​en informes de oídas de personas que abusaron de mi confianza y trataron de reducir sus propias sentencias por delitos».

Fiscales federales investigan seis casos contra Castillo, la mayoría por corrupción, bajo la teoría de que usó su poder para lucrar con obras públicas.

La lucha por el poder continúa en la capital de Perú mientras los Andes y sus miles de pequeñas granjas luchan por sobrevivir a la peor sequía en medio siglo. Sin lluvia, los granjeros no pueden cultivar papas y el pasto que se está muriendo ya no puede sostener ovejas, alpacas, vicuñas y llamas. Para empeorar las cosas, la gripe aviar ha matado al menos a 18.000 aves marinas y ha afectado al menos a un productor avícola, poniendo en peligro a los pollos y pavos criados para las comidas tradicionales de las festividades.

La semana pasada, el gobierno también confirmó que el país ha experimentado una quinta ola de infecciones por COVID-19. Desde que comenzó la pandemia, 4,3 millones de peruanos se han contagiado, de los cuales 217.000 han fallecido.

Castillo, el primer presidente en la historia del país proveniente de una comunidad agrícola pobre, llegó a la presidencia el año pasado sin ninguna experiencia política. Reorganizó su gabinete cinco veces en su año y medio en el cargo, pasando por 60 funcionarios de gabinete diferentes y cerrando varias agencias gubernamentales.

READ  Robert Quinn Eagles, Bears intercambia calificaciones: Philly cambia ala defensiva estrella por una selección de draft de cuarta ronda

Aunque Castillo es el primer presidente en ser investigado mientras estuvo en el cargo, las pesquisas no sorprenden en un país donde casi todos los expresidentes en los últimos 40 años han sido acusados ​​de corrupción vinculados a multinacionales como el gigante brasileño de la construcción Odebrecht.

Desde 2016, Perú se ha visto envuelto en crisis políticas, con el Congreso y los presidentes tratando de derrocarse unos a otros. El presidente Martín Vizcarra (2018-2020) disolvió el Congreso y ordenó nuevas elecciones en 2019. Esa nueva legislatura abolió a Vizcarra al año siguiente. Luego vino el presidente Manuel Merino, quien una semana después de la represión mató a dos manifestantes e hirió a otros 200. Su sucesor, Francisco Sacasti, duró nueve meses antes de que Castillo asumiera.

Castillo se convirtió el miércoles en el segundo expresidente actualmente detenido en el país. El expresidente peruano Alberto Fujimori. Cumple una condena de 25 años por asesinato y corrupción durante el régimen de 1990-2000.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.